#FALLAS2018 | JESÚS CHOVER GANA LA BATALLA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A los novilleros hay que intuirles las ganas de querer ser, de abrirse paso a dentelladas o gracias a una personalidad arrolladora o un toreo que hable por sí mismo. Una vez veces se ganará y otras, la mayoría, se perderá. El adagio taurino ya lo dice: algo así como que ser torero es casi imposible. Esta vez ganó Jesús Chover su particular guerra. Hace un año en esta misma plaza un novillo de Los Maños le abrió el brazo en canal cuando iba lanzado a por lo que perseguía de nuevo otra vez.

Novillero curtido, hecho ya hombre, con pocas balas en la recámara. Pero con las ideas claras, partió con todas su armas por dos veces hacia a la puerta de chiqueros. El presidente le negó el pan y la sal tras labor barroca a su primero. La porta gayola, las verónicas templadas y los dos quites auténticos, es decir, sacando al toro toreado del peto. Una echándose el capote a la espalda y la otra galleando por Chicuelo. Pareó desigual y con la muleta se explayó con insultante seguridad confiando en su pulso y un sitio madurado mientras calentaba el banquillo. Si se le vino abajo la obra fue cosa del fondo del animal. La manoletinas y la estocada remontaron, pero encontró otro muro en un palco sin criterio que luego se vio obligado rectificar por empeño del propio Jesús Chover, claro.

Se reunieron la casta y la personalidad. La de ‘Fumador’ de Fernando Peña y la de Chover. La cita, otra vez, frente al túnel oscuro. Le lanzó un monterezo provocador y todo como diciendo aquí estoy yo. Tiempo de batalla. Hasta las armas sorista de su mentor sacó a relucir. Dos intentos de pares del remolino. Y volvió a los medios y echó las rodillas al suelo como un año antes cuando uno de Los Maños le abrió el brazo. Esta vez la moneda salió cara, la muleta mandó, vibró la plaza y se arrebató Chover, todo garra y fibra. Importancia en los muletazos enganchados muy por delante y el gobierno emocionante del toreo. Primero quebrando la cintura y alargando el trazo. Luego al natural, al ralentí, aguantando parones en los muslos y tirando con total seguridad. Y hasta se arriñonó vertical, jugó la cintura gustándose, llevando los muletazos hasta la cadera y enfilando hacia el triunfo. Pese al pinchazo, la estocada que siguió fue fulminante. El presidente claudicó ante el clamor. Dos orejas y puerta grande para Chover en València. La batalla se ganó.

Alajadro Gardel y Ángel Tellez ni tuvieron ni encontraron luz en sus respectivos lotes. Una novillada de Fernando Peña desigual y desfondada. Y una actitud de los novilleros en las antípodas de la personalidad de Chover. Muy apagado Gardel y solo un puñado de naturales y una fea voltereta de un Téllez negado a espadas fueron el pobre balance del resto de la terna.

Mientras, la victoria de Jesús Chover se festejó por la puerta grande y a hombros hasta el hotel y una larga ración de cante y felicidad, dicen las malas lenguas.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros de València, 12 de marzo de 2018. Tercera de la Feria de Fallas. Novillos de Fernando Peña desigual de presencia y con poco fondo, destacando primero y sobre todo el cuarto, para Jesús Chover (vuelta al ruedo tras petición mayoritaria que no atiende el palco y dos orejas y salida por la puerta grande), Alejandro Gardel (silencio en ambos) y Ángel Tellez (silencio y dos avisos en ambos). Juan Navazo se desmonteró tras parear al sexto. Un tercio de entrada (unas 3.500 personas).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s