EL FANDI Y SU MÁXIMA, PUERTA GRANDE EN BOCAIRENT… EL SHOW SIEMPRE DEBE CONTINUAR

El singular coso de Bocairent abrió su temporada 2022, que esta vez presenta tintes de histórica. Con éste, tres festejos mayores (el próximo el 28 de mayo con Ureña y Roca Rey) y dos clases prácticas (la primera el 30 de abril). El Fandi, su espectáculo y oficio contrastado, abrieron la puerta grande en la primera cita. Román, al natural, dejó una tarde con sabor a reencuentro y el sevillano Ruiz Muñoz puso gusto ante el mejor lote de corrida de correcta presentación de Julio de la Puerta. Un cuarto de aforo en el tendido con un público que empujó en todo momento por el buen transcurrir de la tarde.

Con El Fandi el show siempre debe continuar. Era su presentación en el histórico y singular coso de Bocairent y como si se tuviera que ganar el contrato de pasado mañana. Una larga de rodillas a ‘Vivero’, de Julio de la Puerta, chicuelinas también en el saludo, un quite por si faltaba algo. Hasta cuatro para de banderillas y el comienzo, de rodillas. Facultades a medio gas. Toro noblón. Como en el sitio de su recreo el de Granada. A media altura y templado, pendiente de sujetar la embestida y el calor de los tendidos, al final otra vez las rodillas al suelo para encadenar tres molinetes, el desplante, el abaniqueo y un espadazo. El palco mantuvo la compostura y sólo concedió una oreja.

De aquí para allá con el Castaño cuarto. Faena menos delicada, más zarrapastrosa. Más tirones y menos seda, que era lo que pedía un animal tan enclenque de remos. Molinetes hubo unos cuantos, guiños al tendido también. Y claro tres pares sobrados de banderillas y un vistoso quite por navarras. ¿Qué fue? Pues dos orejitas tras espadazo, descabello, un aviso y mucho jaleo. El segundo trofeo, como se hizo de rogar, se celebró con un bien tremendo.

El segundo, que se llamaba ‘Triunfador’, tuvo sus cosas, y su cuajo de toro serio. Con más genio que bravura. Pidió el enganche por abajo, pero a regañadientes. Por arriba ninguna gracia y por el izquierdo muy mala clase. Román le robó un quite por saltilleras de frente por detrás y después lo entendió y le tragó por el derecho. Le pudo incluso. Hasta le pisó los terrenos que no le gustaban al toro. Ahí fue cuando llegó la voltereta. Se había puesto a la defensiva y en la suerte suprema cerró siempre la salida por arriba. La estocada, contraria incluso, fue a la tercera. Ovación.

La zurda de Román fue el hilo argumental de la faena al quinto. El muletazo enganchado adelante y larguísimo. Lo consistió y afianzó y al final se pegó un arrimón. Román miraba al tendido como para comprobar la reacción. Las manoletinas y una buena estocada tras pinchazo. Una oreja con sabor a reencuentro con muchas cosas.

‘Marito’ traía un saco de bondad por el derecho y José Ruiz Muñoz se abandonó por ahí. Ni un mal gesto en el de Julio de la Puerta y excelente composición en el sobrino nieto de Curro Romero. A media altura ligó muletazos con mucho gusto y firmó la faena con una decidida estocada corta. Una oreja.

Ruiz Muñoz se llevó definitivamente el lote con el ‘Mareador’, que hizo sexto. Toro muy alto, pero que, para que luego digan de las hechuras, tuvo la virtud de humillar y planear con temple. Las mejores embestidas le regaló a Ruiz Muñoz, pero con la espada no lo vio nada claro y lo salvó el descabello sobre la campana tras dos avisos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s