#FALLAS2018 | DAVID MORA, ‘ECONOMISTA’  DE ALCURRUCÉN Y LA LIDIA TOTAL CORONAN UNA BUENA TARDE DE TOROS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: Carlos Gómez-Litugo y SCP

De repente, un corridón de toros como quien no quiere la cosa. Así, sin más. Miércoles y buen día. Sin viento ni frío ni calor. Con cinco toros de Alcurrucén de trapío nada sospechoso y con toda la paleta de matices marca de la casa. Es más, habrá que reclamarles a los veterinarios de las 12 del mediodía que nos privaron del lote completo de Alcurrucén. Pregunto. ¿A quién hay que reclamar? Porque ese de El Ventorrillo fue un borrón en pleno climax de la tarde y los responsables de que saltara a la plaza no estaban anunciados en el cartel. Sí, muy cornalón el remiendo, pero a la corrida pensada, seleccionada y criada por los hermanos Lozano ya le habían metido mano y el espectáculo lo interrumpieron.

Pero cómo empezó. Para tarde de toros y de toreo, la que echó, además, David Mora. Con el mejor lote, vale; pero este ilustre veterano junto a dos pipiolos, toreó, se recreó, disfrutó e hizo disfrutar como hacía tiempo. Emergió torerísimo y se marcó una tarde de toros de cuidado. Primero saboreando el ritmo Núñez del ‘Arrogante’ de Alcurrucén que abrió la tarde. Muy montado y apretado de carnes, silleto y el lomo como ciclado. Perfil feo. Pero se balanceó a la verónica. El tranco Núñez se hizo presente. Muy perfilero David, pero muy por abajo, muy metida la embestida en la tela. Y esa largura de trazo gracias a esa forma de tranquear del animal y a ese corazón torero que bombea genial tras un buen invierno. Sobró un pinchazo para agarrar el trofeo.

Pero es que de repente se hizo presente la lidia total en el cuarto para coronar la tarde. El toreo de capote apaciguando la casta de ‘Economista’. David Mora dejándose ir tras la embestida. El galope expresivo, hocico por delante, del toro, un castaño grandón y de pitón negruzco. Y desde el caballo dos puyazos en la misma yema de Juan Carlos Sánchez. Más dos quites, uno por Mora y otro por Álvaro Lorenzo de dos y media notables. Y luego la plaza en pie tras dos soberbios pares de Ángel Otero.

Qué bello es el toreo cuando sucede en su máxima expresión. Todas la ventajas para el toro. Qué lujo verlo galopar. Se lo dejó venir de lejos Mora. La muleta a la diestra. El toreo en redondo. Reunido ya al segundo muletazo. Humilla y ladea los pitones ‘Economista’ y hunde la muleta en la profundidad del albero David Mora. A la segunda tanda no tiene más remedio de arrancar la banda con Nerva. La muleta carga con la embestida. Hace el avión el toro, planea, se duerme ahí. Mora manda, sin tirones, muy despacio y vacía detrás al transcurrir una eternidad y liga otro en la baldosa. Entregado totalmente. Roto el torero. A izquierdas falta esa forma de meter cara. Predomina una suavidad más vulgarzota, pero la limpieza del trazo reviste de quilates el toreo al natural. Y en redondo lo vuelve a crujir, mecido y entregado. A matar se fue con todo. Puñetazo soberbio hasta la bola que quedó ligeramente desprendido. Solo una oreja en el casillero no borra la tremenda tarde de toros que ha firmado David Mora. Era de puerta grande, de dar caché y puede ser lo que quieran. Pero ahí queda eso.

No es fácil encontrarse en el mismo arranque de la temporada con el primero del lote Álvaro Lorenzo. ‘Amoroso’ fue un toro exigente y Lorenzo respondió con absoluta capacidad. El toro en el algo recordaba al berrendo ‘Atrevido’ de Urdiales en Bilbao. Por lo chato, por lo bajo, por la expresión, por el aire de los pitones. Pero a ‘Amoroso’ le faltó esa entrega o buen fondo en el momento en el que Lorenzo se impuso tras apostar de verdad. Incierto en los primeros tercios, pensativo después, tuvo 20 embestidas mal contadas si se la ponían ahí, no dudaban y tiraban de él sin fisuras. Como hizo Álvaro Lorenzo sin mover una zapatilla. Muy en corto y tragando, con la muleta siempre preparada. Pero en ese momento en el que toro debió fluir y entregarse, dijo que no. Solucionó el final de la obra y otra vez el premio quedó en suspenso tras pinchazo y estocada.

Las dos ovaciones que escucharon David Mora y Álvaro Lorenzo tras primero y segundo fueron de las rotundas de verdad.

El del Ventorrillo que hizo quinto emborronó todo. Toro amplio. Más bien parecía un samuelón. Se desinfló en su vulgaridad. Pero ahora no había veterinarios.

El tercero tuvo emoción y medios viajes. Adame le trato de desengañar y para ello le ganó siempre la acción. Aprovechando que iba correteando por allí le robó un inicio con un cambiado por la espalda. Muy proactivo el azteca en todo momento. Sin dar tregua. Siempre presto. Incluso demasiado atolondrado, veloz. Hace falta una pausa. Con el sexto se echó de menos eso. Otro buen toro. No tan profundo, pero es que en la muleta del mediano de los Adame no encontró momento de respiro. Ahora, la sinceridad y rectitud con la que hace la suerte suprema es de admirar.

FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de València, 14 de marzo de 2018. Quinta de la Feria de Fallas. Toros de Alcurrucén bien presentados, encastados, de premio el cuarto y uno de El Ventorrillo (5), desrazado, para David Mora (gran ovación y oreja tras aviso), Álvaro Lorenzo (gran ovación y silencio tras aviso) y Luis David (ovación y palmas). Saludó ovsció tras banderillear al cuarto Ángel Otero. Un tercio de plaza (unos 3.500 espectadores).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s