CARA, CRUZ, ILUSIONES

La Magdalena retomaba sus carteles tras aplazarse ayer por lluvia la corrida de rejones, que ahora se anuncia el 24 de junio con el mismo cartel: toros de Adolfo Martín para Sergio Galán, Diego Ventura y Guillermo Hermoso de Mendoza.

El temporal daba una tregua. Hasta se vio un rayo de sol y brotó algo de toreo, semillas de futuro en Castellón en la primera sin caballos de la Magdalena 2022, con erales de Angoso Clavijo, de procedencia Matilla, bien presentados y nobles. Joan Marín abrió la puerta grande, Daniel Medina y Manuel Román dejaron muy buena impresión y El Ceci se llevó un pitonazo en la cara cuando interpretaba el toreo según lo siente. Mucha fuerza, torero. Tarde de cara, cruz, ilusiones.

Joan Marín, de Almassora, pero alumno de la Escuela Taurina de València, debutaba en su tierra. Con ganas, recibió a ‘Gestor’, primero las Hermanas Angoso Clavijo, con dos largas y la cabeza que le funcionó para ganarle los medios andando hacia atrás. Se sobrepuso a la informalidad del eral. Por el derecho venía muy por dentro y sufrió dos volteretas. Por la mano izquierda tomó sentido la faena. Joan Marín se lo creyó, aunque aún se lo tenía que haber creído más. Más franqueza al natural, alguno quedó superior, y por el derecho corrigió y embarcó mejor después. La estocada fue arriba, efectiva, dio paso al premió de dos orejas.

Cecilio Lorite ‘El Ceci’, de Castellón, estaba inspirado. Se le notaba. Muy bien vestido, de nazareno y azabache. Estaba toreando la mar de despacio, con tremenda naturalidad. Dos lances muy relajada la figura, un par de muletazos cargados de sentimiento y tres de pecho para enmarcar cuando al intentar el natural el novillo lo tropezó y le dejó un pitonazo que se perdió por la cara o el cuello. El chaval se tapó enseguida, había sangre, el novillo lo había calado en la mejilla. Joan Marín se encargó de pasaportar al eral de nombre ‘Gorrón. Lo dicho, fuerza Ceci.

El parte médico de la cornada a El Ceci dice así: “Cornada en la mejilla derecha lateral con rotura de piel, músculo y desgarro de la mucosa, con pérdida de la sustancia mucosa. Fue intervenido bajo anestesia local. Se procedió a la reconstrucción del músculo, piel y lo máximo posible de la mucosa. Se le suministró suero antibiótico y analgésicos. Trasladado al Hospital General de Castellón. Pronóstico: menos grave”. Firmado: Dr. Gustavo Traver.

Un maravilloso tercio de quites en el tercero firmaron entre Daniel Medina y Manuel Román. Uno de Salamanca y el otro de Córdoba. Fue de lo mejor de la tarde. A las tafalleras y gaoneras preñadas de temple y torería de Manuel Román, respondió Medina por verónicas, tafalleras, también por abajo y una larga a una mano de bellísima factura, dejando el capote por delante y que fue muy torera. Fue el momento más brillante y más caliente de la fría tarde.

A este eral Daniel Medina lo cuajó al natural y en las cercanías demostrando ser un novillero con futuro. Siempre quiso torear bien y muy despacio. Sin exageraciones, con los riñones encajados y la pierna ligeramente adelantada. La espada al segundo intento dejó el trofeo en una oreja. Muy buena impresión.

Parecía no tener ni media faena el cuarto de las Hermanas Angoso y el cordobés Manuel Román acabó montándose encima de forma cabal. Novillo de muy feo estilo, siempre por arriba y arrollando. Manuel Román, que es un crío de 16 años, pero a la vez con cosas de hombre, se puso en el sitio, muleta abajo, pisó terrenos imposibles, propios de una figura, y se apoderó de la situación con un señor arrimón. Cosas que recordaban al Ponce que se presentó en Castellón con picadores en el 88. Román estuvo listo hasta para cazarlo con la espada, pero con el descabello alargó la cosa y escuchó dos avisos.

Cristian González, de Ciudad Real, iba vestido con un traje de matador. Mucho brillo en el oro. Tiene facilidad para el temple, pero todavía le queda mucho por pulir. Y en el último turno, otro debutante, Juanvi Sanchis, de Castellón. La mala lidia estropeó al sexto, ‘Carcelero’, un eral de muy buenas hechuras que de salida metió la cara con clase y cierta punta de casta, pero en la brega y en el incio de faena lo torearon demasiado por alto y eso no ayudó al animal, que se quebrantó para pasar a defenderse demasiado. Sanchis no se acopló. Le queda mucho por andar todavía, como esperemos que le quede a esta Magdalena, si el tiempo no lo impide.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s