DE ‘TRASTERO’ AL TRASTAZO DE CUADRI

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Carlos Gómez-Litugo

De ‘Trastero’ al trastazo de Cuadri van cuatro años y a uno se le derrite el alma. Y no quiero ni imaginar cómo debe estar el magnífico ganadero Fernando Cuadri. Cuatro años de la bravura de ‘Trastero’ a las banderillas negras de ‘Quejica’. Solo cuatro años, pero bien podrían ser 130. 130 años hacia atrás. La corrida de desmoronó morucha y dubitativa de fuerzas, dura y desarrollando sentido. Primero fue el tercero que se partió el pitón por la cepa; luego llegó la cornada a Rafaelillo, héroe entonces junto al mítico ‘Trastero’, hoy carne de quirófano con el gemelo derecho abierto de par en par tras ser corneado por el cuarto; luego se sufrió la casta morucha y resabiada del quinto ante la que se estrelló Pepe Moral; y por último ese ‘Quejica’ negado en varas y que acabó siendo condenado a banderillas negras.

IMG_20180727_213050.jpg

Fue una de las imágenes de la tarde. El presidente del festejo, Jesús Merenciano, afloró el pañuelo rojo de forma acertada. ‘Quejica’, reseñado como sobrero y lidiado como sexto tras correrse turno en tercer lugar, midió telas y la puya sólo la cató de refilón. Era ver avanzar al jaco y recular acobardado. Hocico entre las pezuñas. Ni que el picador cambiase los terrenos. Mucho mérito en la brega de Miguel Ángel Sánchez con un Varea sobrepasado y que luego sacó la raza. Los arpones de las banderillas negras – Raúl Martí llegó a clavar tres en una pasada de mucho mérito- surtieron su efecto.

Despertó la raza del Cuadri que pegó varios arreones. Emocionante fue el inicio de Varea. Torero y poderoso. Por abajo, puro látigo. Con mucha verdad. Rugió la plaza por la autenticidad que ahí se veía. Por el riesgo, el mérito y ese nunca visto… ¿Cuándo fue la última res que se fogueó en València?

Si tras ese comienzo auténtico y torero Varea llega a ligar aquello con un espazo y tumba al bicho, aquello se cae. O eso quiero pensar. Porque así eran las faenas de hace 130 años, y así se podía a los toros. Con cinco pases cambiados y una estocada en la cruz.

Pero claro, Varea, que se había presentado voluntario para matar la de Cuadri, justificó su sitio en el cartel con corazón y bragueta. También era su primer paseíllo en València como matador. Por eso tragó lo indecible por la mano derecha e incluso probó el riesgo al natural. Logró más de lo previsto mientras el personal se retorcía en los asesientos de puro miedo. El espadazo fue efectivo. Se le pidió la oreja. La ovación sonó a gloria y tras ella dio la vuelta al ruedo. Si de ‘Trastero’ no nos olvidamos, del rato de Varea frente al Cuadri de banderillas negras, tampoco.

La cornada a Rafaelillo llegó en uno de los momentos de relajo que tuvo la tarde. El Cuadri ‘Alpargatero’ acusó de salida una preocupante flojera de los cuartos traseros y le costó emplarse. La segunda vara fue un simulacro. Pero el toro sacó movilidad sin profundidad por el izquierdo. Por el pitón derecho se coló en las dos largas de recibo pegado a tablas y en el primer lance ya de pie: no tuvo ni medio por ahí. Todo lo apostó Rafael Rubio al pitón izquierdo y a la segunda pasada ya se permitió el abandono aunque embistiera a media altura y sin excesivo temple. Robó los naturales hasta que el Cuadri no perdonó el descuido y soltó la gaita de forma certera. La herida ahí quedaba. Su primero también fue una prenda que ya le tiró a dar en el primer intento de toreo en redondo y la brevedad fue la mejor opción.

Pepe Moral, con los triunfos recientes de Madrid o Sevilla, también venía a presentarse como matador en València. Dos tandas y media le duró su primero. Dos tandas y media bien aprovechadas. Muy enganchadas por abajo y con temple mandón. Un oasis de toreo en la tarde, vaya. En ese toro también destacaron Juan Sierra con los palos y Fernández Parrado en la brega. Pero el deposito de raza de ese Cuadri duro eso, dos tandas y media y luego para entrar a matar quedó hecho un marmolillo. Mientras que el quinto se puso imposible en banderillas y en la muleta se convirtió en un Cuadri de carreta. Moral se estrelló.

Luego, para rematar, salió ‘Quejica’, el sexto, y se le condenó a banderillas negras. De ‘Trastero’ al trastazo de Cuadri: una corrida que ya en la desencajonada mostró un carácter especial y a la hora de la lidia se puso reservona y áspera, sin ninguna entrega, muy poco expresiva en el peto y dura, muy dura y desagradable en el último tercio.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de València, 27 de julio de 2018. Segunda de la Feria de Julio. Toros de Cuadri bien presentados pero desrazados, reservones y con sentido, el tercero devuelto tras partirse un pitón, el sexto lidiado como sobrero fue condenado a banderillas negras. Rafaelillo (silencio y herido en el cuarto), Pepe Moral (silencio y silencio tras aviso) y Varea (silencio y gran ovación y vuelta al ruedo). Casi media plaza (unas 5.000 personas)

PARTE DE RAFAELILLO: Herida por asta de toro en región posterior lateral de pierna derecha, tercio medio de 20cm de longitud. Atraviesa la piel, tejido celular subcutáneo, fascia, desgarra de forma longitudinal y produce una rotura en el músculo gemelo externo. Se interviene bajo anestesia local más sedación. Se realiza Friedrich muscular, lavado de la cavidad, cierre de la fascia, drenaje de penrose por extremo declive y cierre de piel. Pronóstico: grave Es trasladado a la Clínica de la Salud.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s