EL LABERINTO DE LA CASTA DE UNA INTERESANTE CORRIDA DE ADOLFO MARTÍN

La Feria de la Magdalena 2019 en Castellón la ha inaugurado la ganadería de Adolfo Martín con una interesante corrida de toros que se adentró por los diferente caminos del laberinto de la casta. De irreprochable presentación, con la casta siempre a flor de piel (cárdena), un toro de nota alta, otro notable en el último tercio y las complejidades y tensiones del resto. Sabía Adolfo Martín lo que se jugaba. Tras correr y exhibir sus toros en toda la provincia, en pueblos como Onda, Burriana, Nules o catedrales del ‘bou al carrer’ como La Vilavella, se presentaba ahora en la capital y en festejo mayor. Una ovación recibió a cada toro a la salida del chiquero y dos se ovacionaron al arrastre. El laberinto de la casta deparó interés de principio a fin.

Enfrente, tres toreros de la tierra y sus circunstancias. Una ovación también para ellos al romper el paseíllo. Paco Ramos de Onda, Abel Valls de Castellón y Vicente Soler de Burriana. Solventaron la papeleta, que ya es bastante, pero la tarde les pesó y la falta de sitio a espadas fue denominador común a la hora de cerrar las lidias y alumbrar la salida del laberinto.

20190324_170604(0).jpg

Vicente Soler tuvo lote de triunfo y con los aceros lo emborronó todo. Su primero ha sido Carpintero 68, un toro con cinco años recién cumplidos. Fino, algo silleto y la cara levantada. Su embestida tuvo importancia desde que cató las telas. Estupendo Vicente Soler conforme lo recogió de capa y se abrió hasta los mismos medios andándole. Fue un de los momentos más toreros de la tarde.

‘Carpintero’ fue bravo en varas. Alegre su galope y empuje verdadero en dos puyazos maravillosos. Los puyazos no cayeron en el mejor sitio, pero la pelea resulta sensacional. La lidia en banderillas se tuerce con el protagonismo del matador y dejando al animal aferrarse a unos terrenos que ya no abandona en toda la lidia.

Soler tiene que readaptar el guión de la faena y comenzar desde el tercio cuando incluso pretendió empezar con un cambiado en los medios. Pronto se echa la muleta a la zurda y por ahí ‘Carpintero’ embiste a cámara lenta. Con importancia, temple y exigencia. Soler lo torea muy despacio y le aguanta. Más que amexicanada incluso es la embestida. La espada contradice todo. Soler a capón, pierde el premio tras dos pinchazos y estocada. Castellón ovacionó el arrastre de Carpintero.

El sexto se llevó otra ovación al salir. ‘Sevillanito’ lucía dos puntas. Engatillado y cornipaso, cerrando ligeramente la cara. El toro saca temple y profundidad. Vuelve a aparecer el Soler lidiador toreando de capa con los vuelos, andando hacia atrás. Estupenda la media clásica de piernas flexionadas.

De los 14 puyazos que ha tomado la corrida -dos por toro, salvo los cuatro que se llevó el complicado cuarto- este sexto es tal vez el único que podía pasar con uno por su ostensible flojera de remos. Aunque quién sabe: al último tercio el buen fondo mantuvo el ritmo y profundidad exigentes. De los que piden mano baja. De los que no admiten errores. Cumplidor Soler ante la exigencia, la convicción volvió a fallar con el estoque.

Paco Ramos dejó claro lo que suman las aventuras por el Perú para demostrar sitio y aguante para con un lote de Adolfos complicado. ‘Cocinero’, cárdeno claro, ya se quedó en el inicio bajo las telas. Permitió el espectáculo en el tercio de varas apretando con seriedad de bravo.

Pero en el último tercio hubo que tragarle. Sin salirse apenas de los vuelos, Paco Ramos tragó una enormidad en la primera tanda, parón incluido con el pitón vuelto por el cuello. Muy frenado. Sin romper. La cara alta y el ritmo cansino. Paco Ramos pisaba los terrenos y en la línea recta le consiente un mundo. La suerte de matar la ejecuta perfecta. Estocada algo tendida y ligeramente atravesada. Sería la mejor estocada de la tarde. Oreja merecida.

Nada fácil ha sido ‘Carpintero’ 84. Con el freno de mano siempre puesto, apenas un cuarto de embestida y la cara por las nubes. Cuatro puyazos que ya te apañas. La casta campaba a su manera, manseando. Ramos se permitió el lujo de llegarle una enormidad para al final todo suceder a la sombra de toriles, donde se agarró más y más al suelo el animal. Idéntica firmeza en Paco Ramos. Mucho mérito. Tarde de torero capaz, para darle cancha. Ojalá. Dos pinchazos y estocada atravesada.

A Abel Valls le pesó la tarde ya con la capa. ‘Murciano’, fino, cuesta abajo y de mirada despierta, con su ovación de bienvenida y todo, manseó en su lidia desordenada y se dolió en banderillas, donde Curro Robles sopló un gran par como para desmonterarse. En el último tercio se puso gazapón, con una embestida muy dormida, el peligro de hacer hilo y desbordar a Valls. Una prenda o una papeleta, según se mire.

La ovación a la presentación del quinto, el cinqueño recién cumplido de nombre ‘Mario’, también fue merecida. Apretó el toro siempre. Hacia adentro en banderillas y humillando por abajo a las telas, pero con breve recorrido. Dejó estar a Abel Valls, pero siempre con los cinco sentidos pese al escaso poder con que llegó el toro al último tercio. Tampoco esta vez hubo espada para encontrar la salida del laberinto.
FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de Castellón, 24 de marzo de 2019. Primera de la Feria de Magdalena. Toros de Adolfo Martín de excelente presentación, encantados en general, la mayoría ovacionado de salida, el tercero, bravo, ovacionado al arrastre, complicados el manso cuarto o el segundo. Para Paco Ramos (oreja y ovación tras aviso), Abel Valls (silencio tras aviso y silencio) y Vicente Soler (ovación y palmas tras aviso). Tres cuartos de aforo (7.000 personas).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s