#ALGEMESÍ/ UN TROFEO PARA ALEJANDRO CONTRERAS Y BUENO EL TOREO DE JOAN MARÍN

La Setmana de Bous tiene muchas virtudes y también algún defecto. La perfección en el toro no existe y aquí, ya saben, predomina la vanidad y los ‘estiraos’ se multiplican como cucarachas. O es que las cucarachas se ponen en plan ‘estiraos’. Pasa en Algemesí y pasa en cualquier recodo donde suceda el milagro sociocultural de la Tauromaquia.

Entre las virtudes de Algemesí quedan esas dos novilladas sin picadores que nutren y miran más al futuro todavía en estos nueve días de toros que añoran tantas y tantas capitales a las que solo les queda pasado y nada ni nadie que trabaje el futuro. En Algemesí, mira, otra virtud, es que se curra un huevo, y curran todos para conseguir lo que tienen y lo que contamos.

Hay milagros que no suceden por casualidad. Ahora que todos quieren ‘sumar’ y poner ‘más’ de cara a las elecciones generales del 10N a causa de la desfachatez política, en Algemesí el acuerdo plural del pueblo se demuestra cada día de la última semana de septiembre a eso de las cinco y media de la tarde.

Es el turno de las sin caballos de Algemesí. La Naranja de Planta, el premio. El primer cartel trazó el paseíllo de aquella manera: unos cuantos no habían sabido ni liarse. Le ponen un filtro en blanco y negro a la foto y queda de posguerra. Oros y platas raídos. Mil puestas cada vestido. Taleguillas arrugadas y chaquetillas desbocadas. La estampa también tiene su rollo.

La novillada de Los Chospes fue infame. Por chica y desclasada, blanda además. Defendiéndose, soltando pitonazos y sin humillar. Morucha si le llegan a pegar algún que otro puyacito.

A Alejandro Contreras le valió el oficio para andar por allí y robarle muletazos según venía el eral, sin ninguna entrega. Bastó el temple y usar un poco la cabeza. Además, como fue el único que no falló a espadas, Alejandro Contreras cortó la única oreja de la tarde.

20190923_180808

Buen concepto y sentido del toreo mostró Alejandro Peñaranda, de la Escuela Taurina de Albacete. Muy poca entidad la del eral de Los Chospes. La faena la alargó demasiado cuando ya no quedaban argumentos y falló con el estoque.

20190923_185030

El mejor toreo de la tarde lo firmó Joan Marín. Pero también le faltó actitud para acabar de concretar. Los toreros hay veces que se ven venir según su predisposición o forma de andar, y a Marín se le vio ya encajado y dispuesto a hacer el toreo cuando entró al quite en el segundo. Muy cerca de la esclavina cogido el capote casi con las yemas para torear por chicuelo, sin aspavientos y muy seguro. Idéntica actitud en su turno. Hombros caídos y naturalidad, firmó varios muletazos con pureza. Al novillo le faltaba poder y empuje, a Marín concretar y reunir las cuatro series buenas que tuvo y, sobre todo, calmar el corazón en la suerte suprema y usar la cabeza.

Por último, Nino Julien, de la Escuela Taurina de Nimes, puso la garra y el arrebato. La actitud de novillero. Julien no anda sobrado de altura y utiliza todo pequeño: capote, muleta y hasta las banderillas. Ahí formó un buen alboroto. Luego trapaceó eléctrico con la poca clase del eral y al final también volvió a fallar a espadas.
FICHA FEL FESTEJO
Algemesí, 23 de septiembre de 2019. Tercera de la Setmana de Bous. Novillada sin picadores. Erales de Los Chospes desrazados y bajos de presencia para Alejandro Contreras (una oreja), Alejandro Peñaranda (ovación tras aviso), Joan Marin (palmas tras aviso) y Nino Julien (palmas). Casi lleno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s